Colegio Belén Villa O' Higgins, nuestra obra diacónica en la comuna de la Florida
Celebramos el culto infantil cada domingo (excepto vacaciones)
La música presente habitualmente en nuestro templo el Buen Pastor
Nuestros Pastores Johannes Merkel y Nicole Oehler
Culto en alemán o en castellano cada domingo por medio

Respuestas luteranas

¿Por qué una Iglesia Evangelica Luterana?

La esperanza de Lutero era que la iglesia reformara sus prácticas y su predicación, para volverse más consistente con la Palabra de Dios consignada en la Biblia. Lo que comenzó como un debate académico fue creciendo hasta convertirse en una guerra religiosa, abastecida por temperamentos enardecidos y lenguaje violento por ambas partes. Como resultado, no surgió una reforma por parte de la iglesia, sino una separación. El término "luterano" fue aplicado como un insulto a Lutero y sus seguidores, pero fue en cambio adoptado por ellos como una insignia de honor. Los luteranos aún celebran la Reforma cada 31 de octubre, y aún se adhieren a los principios básicos de la teología y prácticas adoptadas por Lutero, tales como Sola Gratia, Sola Fide, Sola Scriptura:

  • Somos salvos sólo por la gracia de Dios, y no por ninguna cosa que nosotros realicemos.
  • Nuestra salvación ocurre sólo por la fe, ya que lo único que necesitamos es creer que nuestros pecados nos son perdonados por Cristo, quien murió para redimirnos.
  • La Biblia es la única norma de doctrina y de vida; la única norma verdadera por la cual han de ser juzgadas las enseñanzas y doctrinas.

Otro de los principios de Lutero era que las Escrituras y la adoración necesitaban realizarse en el lenguaje del pueblo. Muchos luteranos aún se consideran a sí mismos como un movimiento reformador dentro de la iglesia católica, en vez de un movimiento separado, y a lo largo de varias décadas los luteranos se han involucrado en un diálogo ecuménico con otros cuerpos eclesiales.Aún se usa el Catecismo Menor de Lutero—que contiene enseñanzas acerca de los Diez Mandamientos, el Credo Apostólico, El Padre Nuestro, el Santo Bautismo, la Confesión y Absolución, la Santa Comunión y las Oraciones Matutinas y Vespertinas—para presentar a las personas a la fe luterana, junto con la Confesión de Ausburgo.

¿Cómo consideran a la Biblia los luteranos?

Para responder, tomaremos prestada una frase de Lutero, según la cual la Biblia es "el pesebre en el cual reposa la Palabra de Dios." Sin dejar de reconocer las diferencias en la forma en que la Biblia debe ser estudiada e interpretada, los luteranos la aceptan como el testimonio de fe de la iglesia; un testimonio primario y autorizado. Escrita y transcrita por muchos autores durante un lapso de muchos siglos, la Biblia sostiene testimonios extraordinarios de los hechos de Dios Todopoderoso en las vidas de personas y naciones. En el Antiguo Testamento se encuentra el relato vívido del pacto de la relación de Dios con Israel. En el Nuevo Testamento se encuentra la historia del nuevo pacto de Dios con toda la creación de Jesús. El Nuevo Testamento es la proclamación de primera mano de aquellos que vivieron durante los acontecimientos de la vida, muerte y Resurrección de Jesús. Como tal, entonces, el Nuevo Testamento es la autoridad para la fe y la práctica cristianas. La Biblia no es, por lo tanto, un registro definitivo de la historia o de la ciencia. En vez de eso, es un registro del drama del cuidado salvador de Dios por Su creación, a través del largo transcurrir de la historia.

¿Quien es Jesucristo?

Jesús es el hijo de Dios, enviado por Dios para hacerse humano como nosotros. En su vida y existencia Jesús liberó de la prisión del pecado a su gente y de ese modo restauró la relación de amor y confianza que Dios había planeado que existiera entre él mismo y sus hijos. Aunque es eterno, con Dios al comienzo de los tiempos, Jesús nació en la tierra de una virgen, por el poder del Espíritu Santo. Jesús fue inmediatamente Dios y verdaderamente humano. El hombre, Jesús de Nazareth, vivió y murió en Palestina durante el gobierno del emperador romano Poncio Pilato; creemos que él es el Mesías elegido por Dios para mostrarnos su amor por el mundo. Él es Dios, sin embargo, con todas las limitaciones del ser humano. No obstante, su relación con Dios no era de pecado, sino de obediencia perfecta a la voluntad del Padre. Por un mundo pecador, Jesús fue condenado a la muerte en la cruz.

Pero la muerte no lo pudo contener. Al tercer día después de su ejecución, el día que los cristianos observan como de Pascua, Jesús apareció entre sus seguidores como el Señor vivo resucitado. Por esta victoria grandiosa Dios ha declarado las Buenas Nuevas de reconciliación. Así se ha tendido un puente que salva el espacio entre nosotros y todo lo que nos separa de nuestro Creador. Por eso Cristo vive hoy, dondequiera que existan personas que fielmente crean en él y dondequiera que las Buenas Nuevas de la reconciliación sean proclamadas y los Sacramentos administrados.

¿Qué es la iglesia?

La iglesia cristiana está compuesta de todos aquellos que han sido bautizados y que por eso han recibido a Cristo como el Hijo de Dios y Salvador del mundo. A veces es una comunidad de fe que empezó con el don del Espíritu Santo y con la presencia de Dios entre su gente, en el día de Pentecostés. A pesar de la forma externa que asume, la iglesia es la comunidad de todos aquellos que han sido restaurados en Dios, por Cristo. Ciertamente, el ser llamado a una comunidad con Cristo es también el ser llamado a una comunidad con otros creyentes.La iglesia es esencial a la vida y al crecimiento cristianos. Sus miembros son todos pecadores que necesitan de la gracia de Dios. No demanda la perfección humana. La iglesia existe únicamente para que se escuche y se realice la Palabra de Dios. Puede justificar su existencia solamente cuando proclama la Palabra viva de Cristo; cuando administra los Sacramentos y se da a sí misma al mundo a través de actos de servicio y amor. La mayoría de los luteranos reconocen que existe una más amplia comunidad de iglesias y están dispuestos a trabajar junto a ellas en ministerios y proyectos ecuménicos.

¿Qué piensan los luteranos acerca de la Creación?

Creen que Dios es el creador del universo. Sus dimensiones del tiempo y el espacio no son algo que Dios hizo una vez y luego dejó. Dios está creando continuamente, llamándonos en cada momento de cada día.Los seres humanos disfrutamos de una posición única en el orden de la creación. Como hombres y mujeres creados a imagen y semejanza de Dios, se nos ha dado la capacidad y la libertad de conocer y responder a nuestro Creador. Esa libertad implica que podemos elegir de manera positiva o negativa nuestra respuesta a Dios. Sin duda, este es el regalo más generoso de Dios para con la humanidad.

¿Cuál es la postura de los luteranos con respecto al pecado?

Los luteranos creen que todas las personas vivimos una condición específica, resultado de una libertad mal empleada. El concepto "pecado" describe no tanto los actos individuales del mal, sino las relaciones quebrantadas entre el pueblo de la creación y Dios. Cada uno de nuestros intentos por complacer a Dios se quedan cortos. Bajo la norma de la ley—de la cual los Diez Mandamientos constituyen un resumen clásico—Dios expresa sus justas y amorosas expectativas por la creación, y nuestro fracaso de vivir en conformidad con esas expectativas revela solamente nuestra necesidad del perdón de Dios y de Su misericordia.

¿Qué sacramentos aceptan los luteranos?

Los luteranos aceptan dos Sacramentos como los medios dados por Dios para penetrar con Su gracia en las vidas de las personas. A pesar de que estos no son los únicos medios de la autorrevelación de Dios, el Bautismo y la Santa Comunión son actos visibles del amor de Dios. En el Bautismo Dios nos ofrece libremente su gracia y amorosamente establece una nueva comunidad. Esto puede ser visto más claramente en el Bautismo de un recién nacido. En la Santa Comunión—a menudo llamada la Cena del Señor o la Eucaristía—aquellos que se acercan a la mesa reciben en pan y vino el cuerpo y la sangre de su Señor. Este don es en sí mismo la presencia real del perdón y la misericordia de Dios, nutriendo a los creyentes en unión con su Señor y con los demás. Los luteranos aceptan dos Sacramentos como los medios dados por Dios para penetrar con Su gracia en las vidas de las personas. A pesar de que estos no son los únicos medios de la autorrevelación de Dios, el Bautismo y la Santa Comunión son actos visibles del amor de Dios. En el Bautismo Dios nos ofrece libremente su gracia y amorosamente establece una nueva comunidad. Esto puede ser visto más claramente en el Bautismo de un recién nacido. En la Santa Comunión—a menudo llamada la Cena del Señor o la Eucaristía—aquellos que se acercan a la mesa reciben en pan y vino el cuerpo y la sangre de su Señor. Este don es en sí mismo la presencia real del perdón y la misericordia de Dios, nutriendo a los creyentes en unión con su Señor y con los demás.

¿Creen los luteranos en que existe vida después de la muerte?

Aunque hay mucho que desconocemos y no podemos saber acerca de la vida más allá de la tumba, los luteranos creemos que la vida con Dios persiste aun después de la muerte. El juicio es tanto una realidad presente y futura, y la historia se mueve firmemente hacia el cumplimiento final de Dios. Este es, por supuesto, un gran misterio, y no es posible una descripción de lo que puede ser la vida en alguna dimensión más allá de la historia. La ansiedad por el futuro no es una señal de fe. Los cristianos deben de realizar sus tareas diarias, confiando en la gracia de Dios y viviendo una vida de servicio en Su nombre.

¿Qué debe hacer una persona para convertirse al luteranismo?

Sólo se requiere el Bautismo y la instrucción en la fe cristiana. Si usted ha sido ya bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, sólo le será necesario asistir a una clase de membresía en una congregación luterana y así expresar su deseo de convertirse en parte de esta comunidad de fe. Los miembros activos de otras congregaciones luteranas usualmente sólo necesitan transferir su membresía.