Colegio Belén Villa O' Higgins, nuestra obra diacónica en la comuna de la Florida
Celebramos el culto infantil cada domingo (excepto vacaciones)
La música presente habitualmente en nuestro templo el Buen Pastor
Nuestros Pastores Johannes Merkel y Nicole Oehler
Culto en alemán o en castellano cada domingo por medio

Reflexiones cristianas por la situación

Como dice el Apostol Pablo en Filipensis 4:1.6-7

"Por eso, mis queridos hermanos, a quienes tanto deseo ver; ustedes, amados míos, que son mi alegría y mi premio, sigan así, firmes en el Señor. No se aflijan por nada, sino presénteselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús."

Además compartimos una carta pastoral de nuestra Obispa Izani Bruch (para bajarla hága un "clic" acá) y dos afiches con buenas recomendación, una oración y una reflexión:

Bildschirmfoto 2020-03-16 um 16.10.42

Bildschirmfoto 2020-03-16 um 16.34.44

Acá se puede bajar una oración - elaborada por la Federación Luterana Mundial.

Y con un clic acá se baja una carta del Secretario general de la FLM, nuestro pastor anterior Martin Junge.

 

Y para finalizar dos oraciones de Martín Lutero para empezar y para terminar cada día.

En la mañana

Por la mañana, apenas hayas abandonado el lecho, te santiguarás y dirás así:
“En el nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.”

Entonces, puesto de rodillas o de pie, dirás el Credo y el Padrenuestro. Si quieres, puedes orar brevemente así:
«Te doy gracias, Padre celestial, por medio de Jesucristo, tu amado Hijo, porque me has protegido durante esta noche de todo mal y peligro, y te ruego que también durante este día me guardes de pecados y de todo mal, para que te agrade todo mi obrar y vivir; pues en tus manos me encomiendo a mí mismo, mi cuerpo y mi alma y todo. Tu santo ángel me acompañe para que el maligno no tenga ningún poder sobre mí. Amén».

Y luego dirígete con gozo a tu labor entonando quizás un himno, por ejemplo acerca de los Diez Mandamientos, o lo que tu corazón te dicte.

En la tarde

Por la noche, cuando te retires a descansar, te santiguarás y dirás así:
«En el nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.»

Entonces, puesto de rodillas o de pie, dirás el Credo y el Padrenuestro. Si quieres, puedes orar brevemente así:
«Te doy gracias, Padre celestial, por medio de Jesucristo, tu amado Hijo, porque me has protegido benignamente en este día, y te ruego que me perdones todos mis pecados, donde cometí un mal, y me guardes benignamente en esta noche; pues en tus manos me encomiendo a mí mismo, mi cuerpo y mi alma y todo. Tu santo ángel me acompañe para que el maligno no tenga ningún poder sobre mí. Amén».

Luego descansa sin más y tranquilamente.

No hay comentarios

Agregar comentario

Congregación la Reconciliacion
X